domingo, 13 de julio de 2014

Francisco Javier Simonet, Historia de los mozárabes de España

|  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |
  
En 1897, próximo ya a la muerte, el catedrático de lengua árabe de la Universidad de Granada Francisco Javier Simonet (1829-1897) comienza a revisar las pruebas de imprenta de su gran obra Historia de los mozárabes de España. Un poco tarde: la obra había permanecido inédita desde que fue premiada por la Academia de la Historia treinta años antes, cuando el primer régimen liberal español se descompone a marchas forzadas en vísperas de la Gloriosa Revolución. En cualquier caso, será el joven Manuel Gómez-Moreno el que concluya la revisión de la edición definitiva de la obra, muy ampliada y corregida.

La historia medieval hispánica de cualquier época se había centrado en el acontecer de los reinos cristianos peninsulares, considerados como espejos de las auténticas esencias hispánicas, y continuadores de romanos y visigodos. Sin embargo, el desarrollo del arabismo desde el siglo XVIII (con la llegada de Miguel Casiri) y especialmente en el XIX (Pascual de Gayangos, Emilio Lafuente...) propicia un conocimiento más profundo de Al-Ándalus a través de los númerosos códices hispano-árabigos conservados. Pues bien, Simonet se centrará en el estudio de los cristianos sometidos de las sociedades andalusíes, recopilando y analizando de forma exhaustiva todas las fuentes arábigas y latinas a las que tiene acceso. Crea, por tanto, la obra de referencia básica sobre el tema, que todavía hoy se sigue utilizando y citando.

Aunque también criticando. Simonet es hijo de su época, y considera a los mozárabes como propia y auténticamente españoles, al igual que los conversos al Islam (que sin embargo, desde su punto de vista, traicionan su nacionalidad). En cambio los descendientes de los conquistadores árabes, yemeníes o sirios, y bereberes norteafricanos son vistos como básicamente extranjeros. Es evidente que nos encontramos en una época en la que la percepción nacional basada en la raza y la religión está en la base de muchas ciencias y creencias...

Consagrará definitivamente, además, el término mozárabe, de origen árabe pero usado por los escritores hispano-latinos («jamás hemos logrado hallarlo en ningún escritor hispano-muslímico», señala), y cuyo uso se documenta sobre todo en el Toledo posterior a la conquista de Alfonso VI. Simonet lo convierte en una categoría general y muy amplia, y lo aplica a objetos muy variados: las poblaciones cristianas sometidas (con diversidad de orígenes), sus descendientes en los reinos cristianos, y sus realizaciones culturales de todo tipo: arquitectura, literatura, arte, rituales, música... Autores posteriores analizarán la utilidad de este término, y lo matizarán considerablemente.

Representante eximio de los historiadores decimonónicos, Simonet y su Historia de los mozárabes de España no escapa a los enfrentamientos ideológicos de su siglo. Como ya hemos visto, no elude su alineamiento con los defensores de la España tradicional cristiana, tanto en la edad media como en su contemporaneidad. Y sus pronunciamientos en este sentido son constantes en numerosos caqpítulos. A pesar de ello, no omite su admiración, reconocimiento y amistad con historiadores situados en posturas contrarias, como el gran arabista holandés Reinhart Dozy, profusamente citado y encomiado a lo largo de toda la obra. Y ello no le impide discrepar tajantemente cuando lo considera oportuno, como en la exhaustiva crítica que realiza en 1879 de la traducción española de su obra cumbre, la Histoire des Musulmans d’Espagne (a cargo del krausista Federico de Castro).



Epitafio mozárabe de Ciprianus (Granada)

1 comentario: