miércoles, 4 de febrero de 2015

Cayo Cornelio Tácito, Historias

Retrato imaginario
|  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |

Tácito, de quien ya hemos incluido en esta colección sus Anales, reflexiona ahora sobre los hechos de su tiempo; al resultado lo denominará Historias, queriendo subrayar la contemporaneidad de su análisis. Naturalmente, el resultado es pesimista, especialmente en la parte de la obra que ha llegado a nosotros: el fin de la calamitosa época de Nerón no traerá la paz al imperio. Galba, Otón, Vitelio combatirán entre sí con el apoyo de sus respectivas legiones y (lo que resulta más grave) con el de los diferentes pueblos sometidos o vecinos. El autor constata la pérdida de los valores y tradiciones republicanas, y a ello atribuye la decadencia romana. Una cierta esperanza, sin embargo, se propone  con Vespasiano, el primero de los Flavio, que empiezan a tomar protagonismo en el fragmento del quinto libro, último de los que se nos han conservado. Y sin embargo, Tácito no sonríe: mientras el padre se dirige hacia Roma para hacerse cargo del imperio y su hijo Tito concluye con la guerra judía, su otro hijo Domiciano permite adivinar cuál será su actitud cuando finalmente suceda a su padre y a su hermano...

Ernst Bickel, en su Historia de la literatura romana, señala: «Sine ira et studio “sin ira ni parcialidad” prometió Tácito, Ann. I, 1, apropiándose una sentencia antigua, cumplir su misión de historiador. Trazar los límites del saber frente a un suceso que, dada la falta de libertad de expresión corría el riesgo de caer en el oscurecimiento por culpa del poder público o de ser deformado por los rumores, he aquí la tarea que fueron capaces de acometer el rigor crítico y la seriedad romana de Tácito. (…) En lo referente a la visión intuitiva, propia del gran historiador, la melancolía domina el genio profético de Tácito; pero desde el punto de vista de la investigación moderna también su crítica está teñida de melancolía. Tácito contempló la historia interna del siglo I bajo el punto de vista de la libertad republicana y la arbitrariedad del poder personal, mientras que, empleándose a fondo en la lucha contra la divinización real helenística, que trataron de introducir Calígula, Nerón y Domiciano, se muestra transigente con el principado de Augusto.»

Y posteriormente el mismo autor se refiere a lo que podemos considerar las limitaciones de Tácito: «El centro de gravedad del acontecer histórico estuvo durante la primera época imperial en la vida de las provincias, en su historia económica y en su integración en la cultura latina, en la magnífica época embrionaria de los pueblos románicos. Tácito, por el contrario, contempló demasiado el siglo I desde el punto de vista senatorial de la ciudad de Roma; para él el estado caquéctico de una casta era el centro de gravedad del acontecer.»

Publicamos la clásica traducción de Carlos Coloma (1567-1637), con la ortografía modernizada y otras ligeras modificaciones. También añadimos la versión original latina.

Tácito: Historias, manuscrito de la Bibl. San Carlos. Zaragoza

2 comentarios: