viernes, 3 de julio de 2015

Quinto Curcio Rufo, Historia de Alejandro Magno

Ilustración de Philippe Delaby
|  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |

«Alejandro Magno es, sin duda, uno de los personajes más conocidos e influyentes del Mundo Clásico, sólo comparable con otros famosos generales y políticos como Julio César, Trajano o Augusto, aunque superándolos a todos por la magnitud de sus logros y el aura legendaria que pronto, ya desde su propio reinado, envolvió sus acciones. Se beneficia también el macedonio de contar con varios relatos de sus hazañas que estuvieron siempre entre los libros más leídos de la Antigüedad. Las fuentes coetáneas al rey, que incluían a Calístenes, Aristobolo y Ptolomeo I, entre otros, se han perdido en su mayoría y sólo se conservan las obras posteriores, a partir del siglo I a. C. De este segundo grupo de testimonios destacan cuatro autores...: Diodoro Sículo, Quinto Curcio Rufo, Plutarco y Arriano...

»No existe acuerdo entre los investigadores en relación con la datación tanto de la vida de Quinto Curcio Rufo como de su obra, la Historia de Alejandro Magno... que fue compuesta originalmente en latín. Las hipótesis más sugestivas sitúan tanto al autor como a su trabajo en el tiempo de los Julio-Claudios. Sin embargo, también se han propuesto otras fechas como los reinados de Vespasiano y el siglo II d. C., e incluso, los principados de Septimio Severo, Gordiano III o Constantino. En la actualidad la opinión más extendida equipara al redactor de la Historia de Alejandro Magno con el Curcio Rufo que fue cónsul sufecto en el año 43 d. C. La vida de este personaje resulta interesante por sus supuestos orígenes humildes. Según Tácito, algunos lo consideraban hijo de un gladiador. Tiberio lo apoyó para que entrara en el Senado y obtuviera una pretura. Tras obtener el consulado en época de Claudio, fue gobernador del África proconsular donde falleció seguramente en 53 d. C. Tácito lo describe como “…adulador servil con sus superiores, arrogante con sus inferiores e insufrible para sus iguales.” (Tácito, Anales 11, 21).

»La Historia de Alejandro Magno fue muy famosa durante la Edad Media como prueba el hecho de que se hayan conservado más de un centenar de manuscritos. Con todo, de los 10 libros que la componían en principio, se han perdido por completo los dos primeros y existen lagunas en otros. En época moderna se la consideró habitualmente una obra de lectura amena y moralizante, apta para la enseñanza. En la actualidad, sin embargo, los investigadores critican al autor por su estilo excesivamente retórico, por su prosa moral y aduladora y, en especial, por la forma en la que seleccionó y utilizó sus fuentes. En ocasiones la elección entre testimonios se realizó por sus posibilidades literarias antes que por la veracidad histórica, mientras que en otras ocasiones se suman fuentes sin discriminar muchos testimonios distintos, de manera que el resultado es poco claro e inverosímil. La visión que presenta de Alejandro es claramente laudatoria, pero también recoge noticias únicas y resulta, por ello, un trabajo imprescindible para el estudio del rey macedonio.»

Fernando Lozano Gómez en La Antigüedad en el Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla (2011)

Reconstrución del mosaico de la Batalla de Issos, 1893

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada