martes, 18 de marzo de 2014

Joaquín Costa, Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España: modo de cambiarla

 |  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |

 A comienzos del reinado efectivo de Alfonso XIII, un grupo de exgobernadores civiles dirigen un escrito al monarca en el que afirman lo siguiente: «Reciba o no el gobernador del cacique su credencial, el gobierno le dice con más o menos circunloquios: “Siga usted las instrucciones de Fulano”. Fulano es el cacique. Llega un día en que el gobernador repugna seguir estas instrucciones y se lo dice al cacique, o al gobierno, o a los dos, y a las diez o doce horas, o quizás antes, recibe un telegrama cifrado diciendo: “Sírvase V. S. hacer esto o lo otro.” Lo que quería el fulano. Y entonces el gobernador, si no se doblega da lugar a que la Gaceta hable cuando menos de una traslación. Porque el principio de gobierno de la constitución interna de nuestros partidos políticos ha sido siempre el siguiente: en las luchas entre los gobernadores y los caciques, suelen tener razón los gobernadores; pero como no pueden irse los caciques, se tienen que ir los gobernadores.»

Éste es el marco político que subleva a Joaquín Costa (1846-1911) y que le lleva a encabezar diversos movimientos cívicos y a escribir numerosas obras con el objeto de curar, de regenerar el tejido social español. Y no está solo. A partir del llamado Desastre por antonomasia, la derrota ante Estados Unidos y la pérdida de las colonias caribeñas y del extremo oriente, se generaliza la percepción de que existe un fallo profundo, constitutivo; una carencia decisiva en España, que le impide adecuarse plenamente al mundo moderno. Es preciso sanear España: eliminar lo caduco, establecer innovaciones de todo tipo, con el objetivo de alcanzar a los idealizados países del entorno. El fallo se considera exclusivamente español, aunque hay mentes lúcidas (como Emilia Pardo Bazán en la obra que nos ocupa) que constatan que en realidad el liberalismo oligárquico también domina en Gran Bretaña, Francia e Italia.

En este sentido, el mes de marzo de 1901 Joaquín Costa promoverá desde el Ateneo de Madrid una magna encuesta sobre este asunto, buscando un análisis y unas respuestas por parte de la intelectualidad española. Se parte de una Memoria inicial con el dolorido título de Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España: urgencia y modo de cambiarla. Se invitará a participar en ella a 171 personalidades destacadas: catedráticos, escritores, artistas, periodistas, políticos... de todo signo y procedencia. Contestarán unos sesenta, y entre ellos Miguel de Unamuno, Emilia Pardo Bazán, Antonio Maura, Santiago Ramón y Cajal, Rafael Altamira, Tomás Bretón... Estos informes o testimonios, una vez sintetizados, completarán la edición definitiva de la obra que nos ocupa. Las conferencias, los informes, y la publicación de los resultados supondrán un gran aldabonazo en la España dormida de la época.

Y sin embargo, poco después, Costa manifestaba su pesimismo en una carta privada del siguiente modo: «Oligarquía y caciquismo calculo lo leerán seis personas ahora y alguna que otra dentro de treinta o cuarenta años, cuando empiece a escribirse la historia de las doctrinas políticas de la España que fue...» (Carta a Dorado Montero de 14 de septiembre de 1902).

Bagaría en La Tribuna (1916)


2 comentarios: