jueves, 24 de abril de 2014

Tito Livio, Historia de Roma desde su fundación


Tomo I  |  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |
Tomo II  |  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |
Tomo III  |  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |

Tras concluir el libro XXX de esta obra, Tito Livio se lamenta: «También yo siento alivio por haber llegado al final de la Segunda Guerra Púnica, como si hubiera participado personalmente en sus trabajos y peligros. No corresponde a quien ha tenido la osadía de prometer una historia completa de Roma quejarse de cansancio en cada una de las partes de tan extensa obra. Pero cuando considero que los sesenta y tres años, que van desde el inicio de la Primera Guerra Púnica hasta el final de la Segunda, han consumido tantos libros como los cuatrocientos ochenta y siete años desde la fundación de la Ciudad hasta el consulado de Apio Claudio, bajo el cual dio comienzo la Primera Guerra Púnica, veo que soy como las personas que se sienten tentadas a adentrarse en el mar por las aguas poco profundas a lo largo de la playa; cuanto más progreso, mayor es la profundidad; como si me dejara llevar hacia un abismo. Me imaginé que, conforme hubiera completado una parte tras otra, la tarea disminuiría; y a lo que parece, casi se hace aún mayor.» Y acertó: le quedaban todavía ciento doce libros más por redactar.

El paduano Tito Livio (c. 64 a. C.-17 de C.) es el autor de la monumental Ab urbe condita, o Historia de Roma desde su fundación, también conocida como las Décadas. La dividió en 142 libros, unas cuatro mil páginas tamaño A4 y tipo 12 (diecinueve siglos después, Modesto Lafuente le superará en una cuarta parte con su Historia general de España). Desgraciadamente sólo han llegado a nuestros días 35 libros: la primera década (I-X), desde los orígenes de Roma hasta el año 292 a. C., con la monarquía y la república, las luchas sociales, las guerras samnitas...; la tercera década (XXI a XXX), centrada en la segunda guerra púnica; la cuarta década y la mitad de la quinta (XXXI a XLV), que se ocupan sobre todo de la expansión de Roma hacia Grecia y el Oriente. Para el resto de los libros debemos conformarnos con las períocas o epítomes: un resumen de cada uno de los libros de la obra, elaborados en el siglo IV. En esta edición incluiremos las correspondientes a los libros perdidos.

Tito Livio es, ante todo, un retórico, un literato. Conoce perfectamente a los grandes historiadores griegos, especialmente a Polibio de Megalópolis, del que admira y sigue su Historia universal bajo la república romana. Utiliza los mismos recursos de la historiogragía helénica, los elaborados discursos de los personajes, el gusto por el colorido, la descripción de gentes y costumbres, la atención a los dilemas morales. Y sin embargo... Tito Livio nos resulta, aunque mucho más ameno, mucho menos crítico que sus antecesores. No parece calibrar el diferente valor de las informaciones que acumula: las reproduce siempre y cuando sean útiles para el discurso propuesto. Los acontecimientos se suceden magistralmente narrados, pero siempre en torno a estas líneas de fuerza: el destino glorioso de Roma, la decadencia que amenaza desde los tiempos de las guerras de Oriente, y la restauración de las virtudes republicanas por Octavio, el princeps... Ese profundo patriotismo le llevará a asegurar con convicción, que si Alejandro Magno hubiese atacado Italia en lugar de Asia, habría sido derrotado por los romanos.

El destacado historiador Luis Suárez escribe: «Sintiéndose colaborador de Augusto en la obra de la exaltación de la pax romana y aspirando a completar lo que Polibio dejara iniciado, Tito Livio concibió una verdadera Historia Universal, la Ab Urbe condita, identificándola con la Historia de Roma. Un Imperio desde su origen hasta su plenitud, tal es el tema que se presenta, en sus multiplicados ejemplos de grandeza de los antiguos romanos, como un modelo para la posteridad. Obra literaria más que científica, el escaso sentido crítico con que se enfrenta con las leyendas más fantásticas y con los juicios más apasionados demuestra cuánto se ha retrocedido en el camino de la creación histórica.»

Manuscrito de mediados del siglo XV
Tomo I: Libros I a X. Períocas X a XX.

Tomo II: Libros XXI a XXX.

Tomo III: Libros XXXI a XLV. Períocas XLVI a CXLII

7 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por el aporte en un tiempo en que todo se cobra. Dios pague su generosidad.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por este clásico!!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por este clásico!!!!

    ResponderEliminar