viernes, 29 de enero de 2016

Pedro Ordóñez de Ceballos, Viaje del mundo

|  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |

«Difícil es averiguar cuánto hay de verídico y cuánto de fabuloso en un libro publicado por D. Pedro Ordóñez de Ceballos, nacido en Jaén a mediados del siglo XVI, con el extravagante título de Historia y viage del mundo del clérigo agradecido. Sí que deben ser ciertas en líneas generales, no en detalles, las aventuras del autor por América a fines del siglo XVI; pero llevan el sello de fantásticas las sucedidas en Cochinchina, donde convirtió nada menos que a la Reina y a otros personajes, quienes, por lo visto, podían tan poco que no le evitaron ser reducido a prisión. Ordóñez compendia así sus méritos en un documento que inserta como certificación del Consejo de Indias, de cuya autenticidad no respondemos:

»Atento a que ha treinta años que sirve, y antes que so ordenase, sieudo seglar, de Alférez Real en las galeras, y después en las Indias, fue Capitán contra los negros cimarrones de Cartagena que estauan revelados, y prendió y sacó más de quatrocientos, de que cupo a Su Magestad más de ciento y sesenta que se vendieron, y montó mucha suma de ducados, y asseguró los caminos y la tierra; y buelto, el Gobernador le embió contra dos nauíos de la Rochela, y los venció y echó a fondo; y en la jornada de Uraua y Caribana metió a su costa treinta y seis soldados y seis negros, y después fue nombrado por Maese de Campo della, en la qual tuvo diversas batallas y guaçauaras, y peleó cuerpo a cuerpo con un indio valentísimo, y por su vencimiento quedaron de paz y se poblaron dos ciudades, la Concepción y Santiago de los Caualleros; y después la Audiencia del nuevo Reyno le nombró Visitador de Antioquía y Popayan, y después por Gouernador de Popayan; y siéndolo fue contra los indios pixaos y paeces y los retiró y socorrió al Capitán Diego Soleto, que le tenían cercado los sutagaos, y en mucho riesgo, y auió la gente del Capitán Juan López de Herrera, y con el socorro se fundó la ciudad de Alta Gracia de Suma Paz.

»Y siendo sacerdote fue Cura y Vicario de Pamplona y dos veces Visitador general del nuevo Reyno. Y auiéndose embarcado eu Acapulco para ir al Perú, por auerse derrotado con temporal fue a parar al Reyno de la Cochinchina, y en el dicho viaje de ida y vuelta peleó con navíos flamencos y turcos cosarios y aportó a una isla y socorrió algunos españoles que estauan perdidos; y entrándose en el dicho Reyno baptizó á la Reyna y algunos virreyes y Gouernadores suyos y mucha gente del Reyno y los instruyó y los enseñó todo lo tocante a la fe, y por ello fue preso y condenado a muerte y al fin desterrado; y saliendo dél rescató algunos nauíos portugueses que estauan detenidos en él y les socorrió y les dio lo necesario para auiarse, y bolvió hasta cerca del estrecho de Magallanes y encontró con muchos nauíos de Inglaterra y peleó y echó a fondo dos dellos y salió muy herido, y por Buenos Ayres bolvió al Perú y a la provincia de los Quijos, estando rebelados los indios, con quarenta hombres para reducirlos, y la libró y entró a los indios de guerra que avía y sacó de paz; enseñó, doctrinó y baptizó más de catorze mil dellos, y de ellos pobló doze pueblos y rescató muchos que ellos mismos vendían, y fundó un pueblo y los dio a todos libertad, en que gastó más de veinte mil ducados; y de allí fue por cura de Pimampiro, donde enseñó y baptizó gran cantidad de indios y entre ellos repartió de limosna más de quatro mil ducados.

»Otros varios episodios refiere, si no absurdos, por lo menos inverosímiles; difícil resulta creer la historia de aquella dama española que encontró en la isla de Malta vestida de soldado, fugitiva de España por dar muerte al calumniador de su honra, a quien cortó lengua, nariz, orejas y manos; otro tanto decimos de aquella expedición que las galeras de Malta y Ordóñez en ellas hacen al mar Negro, llegando hasta la entrada del lago Meotis (mar de Azof), pasando forzosamente por el Bósforo. Imaginario es también aquel Mahomad, Bajá de Túnez, que profesaba el cristianismo y obsequió con mil amores a nuestro héroe y le regaló varios cautivos, entre ellos un exgobernador de Indias y tres mujeres. Sospechosos son los viajes que realizó por Europa juntamente con el Marqués de Peñafiel, llegando hasta la Tierra Verde (Groenlandia).»

M. Serrano y Sanz, en su “Introducción” a Autobiografías y Memorias coleccionadas e ilustradas por… Nueva Biblioteca de Autores Españoles, 2. Madrid 1905. Pág. XCII-XCIV. El jiennense Pedro Ordóñez de Ceballos, que vivió entre 1550 y 1635, publicó este Viaje del mundo en 1614.

Mapa de Asia (1689)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada